LA CHICA DE ZELD

 

LA CHICA DE ZELD Hab√≠amos llegado toda mi familia y yo a la ciudad de Zeld, huyendo de la recesi√≥n. En Zeld mis padres hab√≠an comprado una casa-torre de m√°s mil metros cuadrados. Ellos vivir√≠an arriba lo que nos dejar√≠a mucho espacio al resto de sus hijos para hacer nuestra vida. El problema es que mi t√≠o hab√≠a decidido cambiar de vida y venirse a vivir con nosotros tambi√©n, pero le recib√≠amos con los brazos abiertos. En un supermercado de la ciudad de Zeld encontr√© lo que aparentemente era una barra de labios pero que luego result√≥ ser un perfume. ¬°Qu√© gran idea la de meter un perfume en una barra de labios, era la bomba! Yo sab√≠a que ese formato acabar√≠a existiendo pero no sab√≠a que iba a encontr√°rmelo en la ciudad de Zeld. Mir√© un cartel en el edificio, estaba escrito en ingl√©s y pude entenderlo. Hablaba de fiestas, de despedidas de soltero. Se trataba de disfrazarse todos de personajes de comics, de superh√©roes de comics y con las fotos que se sacaban se hac√≠a un comic con sus vi√Īetas y sus colores y todo con el sistema photoshop y luego los invitados se quedaban el comic de recuerdo. Era una buena idea para despedidas de soltero. La noche la ten√≠amos que pasar en una casa de campo y hab√≠a un gato que no dejaba de morderme y ten√≠a colmillos como los de los vampiros que se clavaban en mi espalda. Al final tuve que matar al gato, era √©l o yo. No puede dormir por haber matado al gato as√≠ que me fui a dar un paseo, empez√≥ a amanecer y vi un hermoso r√≠o. Decid√≠ meterme a darme un ba√Īo pero la corriente me arrastraba hacia el mar, un hombre en una lancha me salv√≥ la vida. Quise agradec√©rselo y le acompa√Ī√© a donde viv√≠a, al hombre le daba un poco de verg√ľenza vivir all√≠ porque era un sanatorio psiqui√°trico. Le acompa√Ī√©, le di mi tarjeta y cuando sal√≠a me encontr√© a una mujer morena de pelo largo que andaba medio desnuda, deb√≠a tratarse de una paciente. Me dijo que ella era de Zeld en ingl√©s y luego me apunt√≥ su n√ļmero de tel√©fono en la tripa y yo apunt√© el m√≠o en sus nalgas. Estuvimos retozando por todo el edificio, hab√≠a un hombre obsesionado por conducir al que le hab√≠an regalado un cochecito teledirigido y nos divertimos con √©l. El problema fue que √©l tambi√©n quer√≠a estar con la chica y no hab√≠a manera de quit√°rmelo de encima. Por fin la chica y yo encontramos un camastro y nos tendimos juntos, era una maravilla sentir su piel caliente y yo la dec√≠a que pensaba siempre que las morenas ten√≠an la piel m√°s c√°lida. Entonces escuchamos un accidente de coche porque el obseso por conducir hab√≠a robado un coche y se hab√≠a estampanado, tuve que salir de aquel edificio porque se arm√≥ un revuelo fenomenal y no me dio tiempo a despedirme de la mujer de Zeld.
Enviado por jose imaginacion.


Por el sistema: 2 
sistema cybersanto de Marketing Viral



Te ayudaremos a que tus fotos, juegos, historias, animaciones, vídeos sean muy visitados, lo que te proporcionará fama, visibilidad para tus obras, trabajos, creaciones.

¿Haces Vídeos? Participa en el sistema y distribuye tus trabajos, con nosotros bajo licencia creative commons. Para que sean vistos por cientos de personas.

Puedes comentar libros, pel√≠culas, dar tu opini√≥n sobre productos, campa√Īas, escribir sobre tus temas favoritos y conseguiras con nosotros tr√°fico y visibilidad para lo que haces.

Deja un comentario
Nombre Web
Url Web
Email:
Aceptas
Política de Privacidad

Google

www Cybersanto
    Registro


Creative Commons License

 

Web m√°s visitadas

 

Web m√°s comentadas

Webs del sistema, Sistema de Marketing Viral
Condiciones de uso. || Aviso Legal || copy right 2008 Systema Cybersanto.